Diez trucos para aprovechar el viaje a Milán

Diez trucos para aprovechar el viaje a Milán

   1135 hits 

Por segunda vez en tres años, la final de la UEFA Champions League medirá a dos equipos españoles que además viajan desde la misma ciudad. El Real Madrid y el Atlético de Madrid volverán a pelear por la copa y esta vez tendrán a la ciudad de Milán como testigo. Tanto si eres de los afortunados que verán el partido en el estadio San Siro como si te estás planteando viajar a la ciudad italiana para disfrutar del ambiente, te convendrá tener a mano algunos trucos para sacar el máximo partido al viaje. Por eso, lastminute.com ha reunido 10 consejos de sus expertos locales para que exprimas a tope esos dos días. Con esta miniguía sabrás, por ejemplo, dónde tienes que cantar obligatoriamente el himno de tu equipo (además de en el estadio), en qué zona vas a poder lucir mejor tu equipación, qué tradición centenaria deberás cumplir si quieres llevarte la copa a casa o cuál es la plaza más auténtica para celebrar la victoria.
 

Lo primero que se recomienda es comprar un billete de un día en el transporte público. Cuesta sólo 4,50 euros y te permitirá hacer todos los viajes que quieras dentro del área metropolitana de Milán durante 24 horas. Si tienes previsto pasar allí también el domingo, puedes comprar el bono de dos días (8,25 euros).
Ten en cuenta que algunas zonas de la ciudad van a estar cerradas por seguridad, así que para llegar a tiempo al partido y evitar atascos, la mejor opción es coger la línea violeta del metro y bajarte en la estación más próxima al estadio.

10 pasos para exprimir al máximo tu viaje a la final de la Champions:

1. Entona el himno de tu equipo en la Plaza de La Scala

World in my eyes - La Scala - Creative Commons

Si hay un sitio en Milán (aparte del estadio) donde puedes dejarte llevar y liberar la pasión por tu equipo, ése es la Plaza de La Scala, con su legendario Teatro. Italia es la cuna de la ópera y el de La Scala es uno de los teatros más importantes del mundo. Sitúate mirando al edificio y te invadirá el espíritu de los mejores cantantes de ópera del mundo, que han actuado en él a lo largo de los últimos 300 años. No importa si eres más de Plácido Domingo o de Sabina; este es el lugar perfecto para calentar la voz y entonar con energía el himno de tu equipo.

2. Conviértete en una estrella en el Cuadrilátero de la moda

milan05

Tanto si vas vestido de blanco monocolor como si lo tuyo son las rayas verticales rojas y blancas, Milán es la ciudad perfecta para ser trend setter por un día, especialmente si visitas el Cuadrilátero de la moda. Está a sólo 10 minutos andando de la Duomo y consta de dos calles que al cruzarse forman una plaza. Se caracteriza por la presencia de numerosas boutiques de lujo que representan a las firmas más importantes. El Cuadrilátero está considerado como el escaparate de moda más importante del mundo, así que asegúrate de poner tu mejor cara, porque puede que en unos días te veas en algún blog de street style, o incluso en las páginas de Vogue.

3. Invoca a la buena suerte en la Galleria Vittorio Emanuele

Jeff Krause - Galleria Vittorio Emanuele - Creative Commons

Dentro del Cuadrilátero de la moda se encuentra la Galleria Vittorio Emanuele, uno de los centros comerciales más antiguos del mundo. La estructura se construyó en el siglo XIX y consta de dos grandes arcadas perpendiculares con bóveda de cristal que al cruzarse forman un octógono. El impresionante techo de vidrio cubre por completo una calle que conecta la Plaza de la Duomo con la Plaza de la Scala. En esta galería existe una tradición centenaria que deberás seguir al pie de la letra para dar suerte a tu equipo: en el suelo encontrarás el mosaico de un toro. Tienes que poner el talón derecho en los testículos del animal, y girar de espaldas sobre ti mismo en dirección contraria a las agujas del reloj. Superstición o no, conviene hacerlo, ya que según dicen te dará bastantes probabilidades de llevarte la copa a casa.

4. Visita el símbolo de la ciudad: La Duomo

Simone Parisi - Duomo de noche - Creative Commons

La Duomo es una parada obligatoria en tu visita a Milán. La entrada a esta impresionante catedral gótica cuesta sólo 9,90 euros y merece la pena la visita, y es que es una de las catedrales más grandes y espectaculares del mundo. Aprovecha que todavía no estás muy cansado el sábado por la mañana para caminar por sus tejados y ver de cerca los centenares de estatuas y capiteles que los adornan, como la “Madonnina”, una representación de la Virgen que se ha convertido ya en un símbolo de la ciudad.

5. Huye de las multitudes en el Castello Sforzesco

Mario Cutroneo - Castello Sforzesco - Creative Commons

A escasos metros de la Duomo, encontrarás el Castello Sforzesco, uno de los símbolos principales de la ciudad. En su interior alberga varios museos con muchas de las obras de arte más importantes de Milán. Pero quizá patear museos sea un plan muy cansado, sobre todo teniendo en cuenta la larga noche que te espera. Así que te recomendamos que reserves fuerzas para el partido y simplemente disfrutes de sus patios. Son perfectos para alejarte de los turistas y disfrutar del silencio, mientras contemplas sus esculturas renacentistas. La entrada es gratuita, así que definitivamente merece la pena la visita.  

6. Relájate en un ambiente deportivo en el Parque Sempione

Jose A - Parque Sempione Torre Branca - Creative Commons

Saliendo del castillo, te encontrarás con el “Retiro” de Milán: el Parque Sempione. Un lugar perfecto para descansar pero en el que, al mismo tiempo, te invadirá el espíritu deportivo, y es que esta zona es la favorita de los milaneses para practicar running.
Dentro del parque Sempione está el décimo punto más alto de Milán: la Torre Branca. Una moderna estructura metálica de 108 metros de alto, considerada una gran obra de arte. Por sólo 4 euros puedes disfrutar de unas vistas increíbles de la ciudad desde lo alto de la torre. Lo mejor es que no te costará ningún esfuerzo subir: la única forma de llegar arriba es coger el ascensor.

7. Llénate de espíritu ganador en la Pinacoteca de Brera

Magro_kr - Pinacoteca de Brera - Creative Commons

Dicen que Brera es uno de los barrios más auténticos de Milán, así que ¿por qué no perderse por sus calles? En esta zona se recomienda visitar el patio de la Pinacoteca. Consiste en una galería de arte en la que te encontrarás con la estatua de Napoleón del escultor Antonio Canova. Al verla, seguro que te invade el espíritu ganador de los emperadores romanos.
Brera es también una zona perfecta para reponer fuerzas a mediodía, en uno de sus muchos restaurantes típicos. Así que te recomendamos que aproveches para hacer una parada y reponer energías.

8. Carga las pilas en la Milan Porta Nuova

Lorenzoclick - Milan Porta Nuova - Creative Commons

La zona de Milan Porta Nuova se ha renovado por completo en los últimos años, convirtiéndose en el proyecto arquitectónico más grande de Europa y en una de las zonas de referencia para el diseño y la moda. Reinaugurada en 2015, consiste en un área de rascacielos junto a la estación de Garibaldi. El nuevo distrito no sólo es una zona de negocios, sino también un lugar para familias, patinadores, ciclistas, y para cualquier persona a la que le guste pasear o correr sin salir de la ciudad.
En el corazón de Milan Porta Nuova encontrarás la Plaza Gae Aulenti, que se eleva por encima del nivel de calle y te dará la bienvenida en su podium circular. En esta plaza hay varios cafés y bares perfectos para disfrutar de un  “aperitivo” milanés poco común, a la sombra de los rascacielos. Esta tradición milanesa te recordará seguramente a Madrid, y es que como en muchos bares madrileños, aquí pagas la bebida y te sirven tapas gratis.

9. Celebra la victoria con estilo

Seguramente tendrás mucho que celebrar después del partido, y además de poder hacerlo en las "fan zones" (Piazza Duca d'Aosta para los fans del Atleti y Via del Burchiello esquina Via Mario Pagano para los fans del Real Madrid), la buena noticia es que también puedes hacerlo como un auténtico “milanese”. Los hinchas del Inter de Milán celebran las victorias de su equipo en la Plaza de la Duomo, así que si te apetece festejarlo de una forma alternativa, este es el lugar al que debes ir después de levantar la copa. Aprovecha el glamour de una de las plazas más impresionantes de Europa para celebrar la victoria con estilo.

10. Y si todavía te quedan fuerzas, compra un souvenir en Navigli

Jeff Krause - Navigli - Creative Commons

Y si al día siguiente todavía te quedan fuerzas, una buena idea es visitar el distrito de Navigli. Se trata de un área con bares, cafés y restaurantes que además se ha vuelto muy popular entre los jóvenes para las quedadas nocturnas. Navigli está atravesado por canales de agua diseñados por Leonardo da Vinci, que en sus orígenes servían para el transporte de mercancías y que en la actualidad permiten descubrir la ciudad desde una perspectiva diferente.
Además, en Navigli se celebra cada último domingo de mes un mercado de antigüedades muy popular. Así que podrás aprovechar para llevarte de vuelta un souvenir original y no muy caro, además del selfie con la copa de la Champions.

Está aquí: Home Noticias Noticias viajes Diez trucos para aprovechar el viaje a Milán