Coquimbo, la ventana a las estrellas

Coquimbo, la ventana a las estrellas

   2216 hits 

Miro por la ventanilla del 777 de Alitalia y veo pasar por debajo de nosotros las impresionantes cumbres de los Andes. Han transcurrido más de 14 horas desde que salimos de Madrid, con escala en Roma, estamos a punto de aterrizar en Santiago de Chile, a pesar del tiempo transcurrido no se ha hecho largo, debe de ser las ganas que tenemos de comenzar uno de los viajes más esperados de los últimos realizados. De Santiago, y tras una corta escala volamos a La Serena, capital de la Región Chilena de Coquimbo. A mucha gente le sorprendía cuando les comentaba que iba a realizar este viaje ¿Coquimbo? ¿Que hay en Coquimbo? ¿Por Que Coquimbo?

Coquimbo, la llamada de las estrellas

La región de Coquimbo es única en el mundo, se encuentra rodeada y protegida por los gigantes Atacama, el desierto más árido del mundo, el Aconcagua, la montaña más alta de América, el Pacifico, el océano más grande del planeta y los Andes la cadena montañosa más larga de la tierra. Fue llamada la región de las 10.000 minas por los primeros viajeros europeos que la estudiaron. Su naturaleza, explorada y conectada por hermosos valles nutridos por sus ríos nacidos de la nieve andina y suelos de infinitos minerales, desembocan al Océano Pacifico entre hermosas playas, islas y bahías de aguas cristalinas, donde la iluminada atmosfera y sus noches estrelladas conectan a sus habitantes y a los visitantes desde tiempos inmemoriales con el centro de la Vía Láctea.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Y este es el motivo principal de nuestro viaje, vamos a conocer una de las regiones donde se encuentran los mejores cielos del planeta, y donde la observación de las estrellas se convierte en algo muy especial, por eso los Observatorios Astronómicos más importantes del planeta han elegido esta región para instalar los más grandes y asombrosos telescopios que el hombre ha podido construir.

Al llegar a la Serena, nos espera Cristóbal Vergara de Turismo de Tembeta, empresa especializada en astroturismo y que será nuestro guía a lo largo de todo el viaje. Comenzamos con un pequeño recorrido por la ciudad de La Serena, Este es uno de los destinos turísticos más importantes del país.  Destaca su centro histórico con una arquitectura neocolonial caracterizada por sus balcones, pequeñas plazas e Iglesias de piedra de varios siglos de antigüedad y no podemos de olvidar sus extensas playas. Forma parte de la provincia de Elqui y limita al sur con Coquimbo.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Fundada en 1544, por el Capitán Francisco de Aguirre, siguiendo las órdenes del Conquistador español Pedro de Valdivia. Es la segunda ciudad más antigua de Chile, tras la capital del país, Santiago. Por otro lado constituye parte de una conurbación con la vecina ciudad puerto de Coquimbo, que suman una población estimada de más de 486 mil habitantes en 2012, dejándola como la cuarta área urbana más importante del país.
La ciudad es un importante destino turístico para los chilenos, especialmente durante el verano, principalmente por sus playas, arquitectura, zonas verdes y gastronomía; en este último ámbito es popular la producción de papayas locales y sus derivados. Durante el resto del año su actividad se centra en ser un lugar de estudios universitarios, por encontrarse en ella la sede de la Universidad de La Serena y además de varias universidades privadas.
Después de una pequeña visita a la ciudad, hacemos una parada para comer en el Restaurant La Mia Pizza donde disfrutamos del primer acercamiento a la exquisita gastronomía chilena.
Continuamos nuestro tour y visitamos el Museo Arqueológico de La Serena, el Mercado de La Recova donde destacan los coloridos puestos de venta de productos locales, tanto en artesanía como gastronómicos y nos llama la atención la gran variedad de derivados de la Papaya, y terminamos en el Mirador de La Universidad de La Serena desde donde podemos observar toda la ciudad y parte de la ciudad de Coquimbo, la bahía y el puerto de la ciudad, uno de los más importantes de Chile.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Partimos en dirección al interior, atravesando el Valle del Elqui, siguiendo el curso del rio que da nombre al valle. Nos dirigimos al pintoresco pueblo de El Molle, donde se encuentra el Hotel boutique Refugio El Molle. Con la llegada de la noche, comenzamos a vivir nuestras primeras experiencias astronómicas del viaje, y comenzamos a sentirnos dentro de lo que los antiguos pobladores de la región definían como la “Cosmovisión Andina”. La Cosmovisión Andina considera que la naturaleza, el hombre y la Madre Tierra, son un todo que viven eternamente relacionados. Una totalidad, que vista en la naturaleza es visualizada como un ser vivo, el que convive y existe con el hombre.
Y el cielo nos obsequia con uno de los espectáculos más increíbles, según llega la noche, comienzan a aparecer estrellas sobre el firmamento, primero unas pocas, pero poco a poco comenzamos a ver estrellas, galaxias, nebulosas en una cantidad hasta ahora nunca vista por nosotros, y como premio se asoma por encima de nosotros la Vía Láctea en todo su esplendor, fue inevitable, mientras nos preparaban la cena, pusimos las cámaras a trabajar.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Comenzamos la siguiente jornada dirigiendo nuestros pasos hacia el Parque Nacional Fray Jorge,  este es un parque nacional chileno, ubicado en la Provincia de Limarí  cerca de la ciudad de Ovalle. Fue creado en 1941, con el fin de preservar uno de los ecosistemas más exclusivos de Chile.
El Parque se ubica muy cerca de la costa, frente al océano Pacífico; su principal atractivo es ser un lugar con características de bosque frondoso junto al desierto de Atacama, el más árido del planeta. Su característica particular es que es el remanente más boreal del bosque húmedo pluvial valdiviano, quedando aislado del resto del bosque templado por la desaparición de estos, producto del fin del último período glaciar.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Este bosque se mantiene gracias a un fenómeno climático particular, que es la condensación de la niebla costera, conocido como camanchaca, producto del cruce de la corriente de Humboldt con los vientos provenientes del mar. Esto crea un ambiente húmedo particular que mantiene las características del bosque. Pasear por este bosque es realmente una experiencia muy curiosa, pues a pesar q casi no llueve nuca, ves como la niebla y las nubes inundan el valle y proporcionan el agua que el bosque necesita.
Aquí hemos podido observar diversas especies de la flora de Chile, tales como el árbol olivillo la enredadera epífita medallita o el copihue, considerada la flor nacional de Chile.
En 1977 fue declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. Gracias a la ausencia de contaminación lumínica el Parque ha sido el primer lugar de Sudamérica en recibir el Certificado Starlight, que le acredita como uno de los mejores sitios para disfrutar del cielo nocturno.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Seguimos nuestra ruta atravesando los viñedos del valle del Limarí, vamos a visitar las bodegas de Viña Tabali, una de las primeras viñas en instalarse en el Valle de Limarí, uno de los valles más prometedores del país, ubicado en el norte de Chile. La proximidad con el desierto de Atacama, la cercanía con el Océano Pacífico y sus suelos calcáreos dan origen a un terreno excepcional y único para la elaboración de vinos de alta calidad.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Junto a las Bodegas, se encuentra el Valle del Encanto, un valle o quebrada que destaca por sus importantes vestigios prehistóricos, con profusión de dibujos y petroglifos, con interesantes representaciones humanas que han dado lugar a una gran diversidad de interpretaciones, incluidas las teorías de seres visitantes de otros planetas.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
En el curso de este pequeño valle nos encontramos con la presencia de Arte Rupestre, a través de Petroglifos y Pictografías y una gran cantidad de Piedras Tacitas. Estas son piedras con perforaciones del tamaño de una taza de café y que se utilizaban tanto para guardar y moler alimentos, como probablemente también con fines ceremoniales; en algunas piedras se pueden encontrar más de 10 perforaciones y según algunos de los arqueólogos que han trabajado aquí, algunas de estas “tacitas” marcan las constelaciones celestes, en diferentes épocas del año. Si se sigue la corriente de un pequeño río que recorre el valle, estas perforaciones van creciendo en profundidad y diámetro hasta llegar a convertirse en pozos en los que entran una o dos personas en él.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Los petroglifos se encuentran en la superficie de las grandes rocas y están profusamente grabadas con dibujos de máscaras, cabezas y tiaras. También se encuentran pictografías de líneas onduladas o quebradas, realizadas principalmente con pintura de color rojo producida con óxido de hierro, dibujando figuras humanas y serpenteantes.
De regreso al Hotel hacemos una parada en el nacimiento del rio Elqui. Rio que desemboca en La Serena, y considerado por muchas personas como un lugar importante para la regeneración mental y espiritual por las energía que se genera en el valle. Esto ha originado que se hayan establecido comunas filosóficas y de meditación, donde acuden personas de todo el mundo.
Aprovechamos que se nos hizo de noche junto al rio, para poder disfrutar de otra fantástica noche a las estrellas, admirandola aparición de las Nebulosas de Magallanes mientras se asomaban por encima de las montañas.

Coquimbo, la llamada de las estrellasNuestro recorrido continúa con una visita a la ciudad Ovalle donde visitamos el Museo Arqueológico del Limarí, que cuenta con cerámicas y utensilios de las culturas Diaguita, Ánimas y El Molle. De allí vistamos la Feria de frutas y verduras de Ovalle, considerada la más variada y grande del norte de Chile.
Seguimos ruta y nos acercamos hasta el pueblo de Pisco Elqui, situada en la llamada pre-cordillera Andina, al horizonte comienzan a verse sus increíbles montañas. Aquí vistamos la Destilería Los Nichos, una interesante cava subterránea donde se guardan alguno de los piscos y vinos más antiguos de Chile.

Coquimbo, la llamada de las estrellas

 

Desde aquí bajamos hasta Montegrande, una de las poblaciones culturales más importantes del país, pues aquí vivió una importante parte de su niñez la poetisa y Premio Nobel de Literatura Gabriela Mistral. Todavía se conserva lo que fue su Casa-Escuela donde se puede ver el aula donde estudiaba, y los aposentos donde vivía junto a su madre y hermana.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Tras de nuestra visita a Montegrande, nos vamos dirección a Combarbalá, pequeña ciudad a 180 km de La Serena, nuestro destino es visitar y conocer el Observatorio Astronómico Cruz del Sur, considerado como el complejo de Astro-Turismo más grande de Sudamérica. El observatorio cuenta con 4 cúpulas de observación dispuestas en cruz, de igual modo que la constelación que da su nombre. El complejo cuenta con una interesante sala de exposiciones, donde se recibe a los visitantes, y una sala multimedia con una bóveda semi-esférica que funciona como planetario y sala de conferencias. Y en el exterior dispone de un anfiteatro al aire libre con capacidad de 200 personas, ideal para las charlas y visitas nocturnas.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Hay que reconocer la espectacularidad de sus instalaciones, siendo sin lugar a dudas el destino ideal de cualquier aficionado a la astronomía y la observación de los cielos. Tras una breve explicación del centro comenzamos con la visita a sus instalaciones, las 4 cúpulas disponen de modernos telescopios, los domos orientados de Norte a Sur tienen telescopios de 16 pulgadas, mientras que los de este a Oeste son de 14 pulgadas.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Aunque la llegar el cielo estaba parcialmente nublado, mientras se desarrollaba nuestra visita, y antes de la aparición de la luna, pudimos disfrutar del maravilloso cielo que se abría sobre nuestras cabezas y aprovechar la posibilidad de observar a través de alguno de sus telescopios. Los visitantes que se acercan a este observatorio, suelen venir con un pequeño listado de objetos astronómicos que quieren observar y el personal del Observatorio les facilita las herramientas para que puedan cumplir con sus objetivos. Así mismo, para los visitantes que los deseen, el personal del observatorio les facilita la información necesaria para poderse alojar en la cercana población de Combarbala.
Tras la intensa sesión astronómica, nos fuimos a descansar a la Hacienda Juntas, este es un acogedor hotel –que conserva su noble pasado colonial– destinado al turismo rural con todas las comodidades modernas.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Después de un breve pero reconfortante descanso, la siguiente etapa del viaje, nos lleva cumplir con otro de los objetivos del viaje, visitando el observatorio del Cerro Tololo. Este es uno de los más antiguos y más importantes del mundo, se encuentra a más de 2000 metros de altitud y aislado de cualquier tipo de contaminación luminosa.

Coquimbo, la llamada de las estrellasEl Observatorio Tololo está compuesto por 7 cúpulas de observación, de las cuales 5 siguen en funcionamiento. El complejo esta operado por la Association of Universities for Research in Astronomy, AURA, consorcio de universidades privadas estadounidenses en colaboración con la National Optical Astronomy Observatories, NOAO, bajo convenio con la National Science Foundation y la Universidad de Chile.

Coquimbo, la llamada de las estrellasAquí tuvimos la oportunidad de visitar alguna de las cúpulas y sus telescopios y poder hablar con los científicos e investigadores. Visitamos el telescopio conocido como Metro y medio, el nombre viene dado por la medida del diámetro del espejo del telescopio, y el telescopio Víctor Blanco, que con su espejo de 4 metros de diámetro es el más grande del Complejo.  Acabamos la jornada regresando al hotel, y mientras nos alejábamos de sus cúpulas no podíamos dejar de pensar lo fascinante que tiene que ser el trabajo allí arriba.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Comenzamos el nuevo día con fuerza, no podemos dejar de hablar sobre nuestra visita al Observatorio Tololo, sin embargo este también será un día intenso. Volvemos nuestro pasos hacia Vicuña, atravesando el valle del Rio Elqui y sus viñedos, desde allí nos encaminamos por una preciosa carretera de montaña, donde vamos vislumbrando las increíbles cimas de los Andes, que van haciendo su aparición por el horizonte, nuestro destino es hacia el Valle del Rio Hurtado, allí se encuentra la Hacienda Los Andes, elegida recientemente como atracción con mayor valor Turístico de Chile. Y no es para menos, desde aquí se ofrecen paseos por la región a caballo, hasta llegar a las faldas de las grandes montañas, excursiones en 4x4 y cuando llega la noche, la hacienda cobra gran importancia, pues es uno de los más importantes destinos de Turismo Astronómico.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
La Hacienda los Andes cuenta con cuatro sistemas astro-fotográficos, que cubren desde campo ancho a cielo profundo. Cada uno de estos sistemas está compuesto de un telescopio de alta calidad, una montura Astro-Physics, una cámara CCD de última generación y una estación de trabajo computerizada y pre-configurada para practicar la astro fotografía. Todo va albergado en un observatorio o cúpula individual y aislada. 
Adicionalmente, ofrecen cinco plataformas con energía eléctrica para los huéspedes que prefieren traer sus propios equipos. Una de esas plataformas tiene una montura permanente que se puede adaptar al telescopio del visitante.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Seguimos ruta, y nos dirigimos hacia el Cerro Pachón, y para llegar allí tomamos una de las rutas o caminos más antiguos de Chile, a través de la mística y misteriosa, la ruta Antakari que sigue la huella de los viajes que hacían las comunidades indígenas a mediados del siglo XV por las localidades de Vicuña, Andacollo y Río Hurtado, en las alturas de la región de Coquimbo. El recorrido lleno de pendientes y curvas que alcanza una extensión de 237 kilómetros, que premia a sus visitantes con impresionantes paisajes de territorios poco intervenidos por el hombre, pero con un gran valor histórico, arqueológico, paleontológico y natural. Nosotros solo hacemos una parte del mismo, pero seguramente la más espectacular, circulando por caminos de tierra, grandes pendientes e increíbles paisajes.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Después de un par de horas de caminos, llegamos a las faldas del Cerro Pachón, otro de los destinos astronómicos de nuestro viaje, estamos muy cerca del Observatorio de Cerro Tololo, a tan solo 10 Km, de hecho el acceso a la zona se hace a través del mismo control, sin embargo ahora nos encontramos en la entrada de acceso al Observatorio Gemini Sur.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Este Telescopio tiene un “gemelo” en Hawái y entre los 2 pueden cubrir casi todo el universo observable desde la tierra. Para llegar a este telescopio hay que subir hasta la cima del cerro, a 2700m de altura. Los telescopios Gemini, están considerados como los más modernos hasta ahora construidos, y con su espejo primario de 8.1 metros de diámetro recubiertos con plata permiten a los astrónomos escudriñar los lugares más ocultos del universo, pudiendo realizar trabajos tanto ópticos como observación infrarroja. Este observatorio, al igual que el de Cerro Tololo, esta operado por esta operado por la Association of Universities for Research in Astronomy, AURA, en colaboración con diferentes Universidades Europeas, Argentinas y Chilenas.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Ver el telescopio de cerca impresiona, es uno de los más grandes del mundo, y su cúpula se abre en casi su totalidad, permitiendo así igualar la temperatura del interior con la exterior. Cuando hablas con los investigadores que trabajan con este telescopio comienzas a comprender la importancia que tienen sus observaciones e investigaciones en la labor de búsquedas de otros posibles planetas parecidos a la tierra.
Tras de una gran jornada astronómica, nos dirigimos hacia el norte, hacia la frontera de la región de Coquimbo con la región de Atacama.

La Ruta de las Estrellas

Siguiendo la ruta paralela a la Costa Norte nos acercamos al observatorio de La Silla, uno de los complejos astronómicos más grandes del mundo con 18 telescopios. La Silla esta operada por la ESO, El Observatorio Europeo Austral, y es la organización intergubernamental de ciencia y tecnología más importante en el campo de la astronomía. Aquí la ESO opera dos de los telescopios ópticos del tipo cuatro metros más productivos del mundo.

Coquimbo, la llamada de las estrellas

El Telescopio de Nueva Tecnología (New Technology Telescope, NTT) e 3,58 metros de diámetro, fue el primero en el mundo en tener un espejo principal controlado por ordenador (óptica activa), una tecnología desarrollada en ESO y aplicada ahora en la mayoría de los grandes telescopios del mundo.
El Telescopio ESO, de 3,6 metros de espejo primario, alberga hoy al buscador de planetas extrasolares más importante del mundo: el instrumento HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher o Buscador de Planetas con Velocidad Radial de Alta Precisión) un espectrógrafo con una inigualable precisión.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Pasear por sus instalaciones es el sueño de cualquier aficionado a la astronomía, observar, entrar en las cúpulas y ver los telescopios desde donde se han realizado alguna de las observaciones y descubrimientos más importantes de los últimos años.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Al atardecer abandonamos La Silla y nos dirigimos hacia la costa, vamos a Punta Chorros, allí nos alojamos en el Complejo turístico de Marea Alta, su propietario Leo de la Bara rescato un barco pesquero que naufrago en esas costas, y lo convirtió en parte de su hotel, después de la restauración, convirtió el puente en una pequeña Suite, y la bodega del barco en 4 habitaciones, con todos los servicios necesarios.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Comenzamos una nueva jornada de viaje, la última por tierras de la Región de Coquimbo, y empezamos con una corta visita a las oficinas de la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, el océano está muy agitado y se ha suspendido la navegación por la costa, así que después de visitar su puerto colorido, nos vamos a conocer la Ruta de los Changos.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Los Changos fueron una etnia que habitó al norte de la Serena hasta la Región de Atacama. Su actividad principal fue la pesca  para lo que utilizaban balsas hechas con las pieles y cueros inflados de los lobos marinos. Sobre estos flotadores, sujetaban una plataforma de madera, que permitía transportar de uno a cuatro navegantes. Este tipo de embarcaciones se utilizaba para la pesca costera.
Esta ruta sigue los antiguos senderos que utilizaban los pescadores y los agricultores desde tiempos prehispánicos, y es una de las rutas más interesantes que se pueden hacer en esta zona del país, descubriendo desde una gran variedad de flora y fauna marina, hasta los antiguos asentamientos y refugios que fueron utilizados por los Changos.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Nuestra siguiente parada es en el Sitio Yerba Buena, donde se instaló un campamento de los primeros conquistadores españoles y como resultado de su estancia aquí, hay un pequeño bosque de Olivos, arboles introducidos por las tropas de Pedro de Valdivia. Así mismo y siguiendo los diarios del Beagle, escritos por el Naturalista Charles Darwin, el 2 de Junio de 1834, escribía en sus páginas que después de una larga jornada a caballo dirección a Coquimbo, llego a una solitaria casa llamada Yerba Buena, donde aprovecho para pernoctar y dar comida y descanso a sus caballos. En la actualidad, además de los olivos de los conquistadores, apenas quedan las ruinas de la casa que dio cobijo a Charles Darwin.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
El día se va acabando y aprovechamos nuestra última tarde para acercarnos al observatorio Turístico de Collowara, donde llegamos ya de noche. A 1.300 metros sobre el nivel del mar en la cima del Cerro Churqui, en una zona reconocida por la comunidad astronómica mundial por poseer los mejores cielos para la observación astronómica.

Coquimbo, la llamada de las estrellas
Al llegar al observatorio no nos lo podíamos creer, los cielos de Chile nos despedían con una noche de espectacular claridad, era tal la intensidad de las estrellas, de la Vía Láctea, que podíamos movernos con absoluta seguridad solo iluminados con la luz de los astros. Pudimos disfrutar de la Cruz del Sur, de la Vía Láctea, de Nebulosas, de Magallanes entre otras, y el tiempo se consumía, entre fotos, videos… Una fantástica despedida para un viaje a la Serena, la Capital mundial de la astronomía.

 Enlaces de Interes: 

- Turismo de Chile   www.chile.travel

 - Alitalia  www.alitalia.com

- Turismo Tembeta www.tembeta.cl/ 

- Hotel Refugio El Molle www.refugioelmolle.cl

- Hacienda Juntas  www.haciendajuntas.cl

- Hacienda Los Andes www.haciendalosandes.com/es/

- Complejo Turistico Marea Alta  www.mareaalta.info

 - Viña Tabali www.tabali.com

- Destileria Los Nichos www.fundolosnichos.cl

- Observatorio Astronomico Cruz del Sur www.observatoriocruzdelsur.cl

- Observatorio Turistico de Collawara www.collowara.cl

 

Coquimbo, la llamada de las estrellas

Está aquí: Home Reportajes Viajes Coquimbo, la ventana a las estrellas