El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

   473 hits 

Cuando hablamos de África, de safaris, de naturaleza nuestros pensamientos nos llevan a esas planicies repletas de animales salvajes corriendo debajo de las acacias, grandes manadas cruzando ríos, depredadores tumbados a la sombra de esos arboles, y por supuesto grandes aves surcando los cielos.

Aunque hay muchos lugares emblemáticos en África, uno de los mejores para ver la naturaleza en estado puro ese es sin lugar a dudas el Cráter del Ngorongoro en Tanzania.

El inmenso y perfecto cráter de Ngorongoro alberga una gran abundancia de animales salvajes, se calcula que dentro del cráter habitan más de 25.000 animales de diferentes especies. Siendo este un lugar privilegiado para poder ver a los Cinco Grandes, o los Big Five, que son las especies más representativas de África: Leopardo, León, Elefante, Búfalo y Rinoceronte.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

En sus inmediaciones se encuentran el cráter de Empakaai, con un profundo lago, y el volcán Oldonyo Lengai, todavía en actividad. No muy lejos, en la garganta de Olduvai o Oldupai en Masai, las excavaciones efectuadas por el matrimonio Mary y Louis Leakey han permitido descubrir restos óseos de uno de los antepasados más lejanos del hombre, el Homo Habilis.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Toda esta área conforma el  Área de Conservación de Ngorongoro  siendo una zona protegida situada a 180 km al oeste de la ciudad de Arusha, en las tierras altas volcánicas de Tanzania. La delimitación del Área de conservación va a lo largo de la frontera del Distrito de Ngorongoro y cubre una extensión de 8.288 km². El Cráter mide unos 20 kilómetros de diámetro y sus paredes tienen una altura media de 600 metros.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

En 1959 el Ngorongoro fue declarado Área de Conservación en el momento de separarse del Parque nacional Serengueti. La zona se convirtió en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1979.  El 31 de julio de 2010, la zona de protección fue extendida a los vestigios arqueológicos que se han localizado dentro del parque que incluyen huellas y restos de Homo Habilis, catalogándose como patrimonio mixto, natural y cultural. 

En la actualidad es uno de los destinos más importantes de Tanzania, y probablemente del África Ecuatorial.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Para llegar al Ngorongoro se viaja por la Carretera B144 que va desde Arusha hasta el Cráter. Dentro del Cráter está prohibido pernoctar por lo que todos los alojamientos disponibles se encuentran sobre la cresta del mismo. Allí se encuentra desde zonas de acampada públicas hasta los Lodge más lujosos, con presupuestos adaptados a todos los bolsillos.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

La actividad en el Ngorongoro empieza muy temprano. La única forma de acceder dentro del Cráter es contratando un safari, lo ideal para aprovechar el día es salir de madrugada, se abre a los visitantes a las 6 de la mañana, y bien abrigado, ya que la temperatura suele bajar de los 10 grados centígrados Ngorongoro en lengua Masai significa “Lugar frio”), aunque luego, a lo largo del día puede llegar a los 20 grados o más. El descenso en todoterreno por las paredes del cráter, a través de los bosques espesos, es espectacular, hay que tener en cuenta que la pista es muy estrecha y hay habilitada una para bajar y otra para subir o salir del cráter.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Además de las excursiones de uno o dos días en vehículo, también pueden realizarse caminatas de varios días, con o sin guía, por alguna de las siete rutas marcadas por todo el borde del cráter. Es una actividad muy recomendable pues a cada cada trecho, el paisaje cambia con rapidez.

Dentro del mismo son impresionantes los pastizales, los bosquecillos de acacias, los bancos de arena a orillas del lago Magadi y las marismas cercanas.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Como decía anteriormente es posible ver a los cinco grandes, además del hipopótamo, aunque curiosamente dentro no se ven jirafas. Además, en el cráter es posible observar al rinoceronte negro, sin lugar a dudas el mayor atractivo del parque.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Como en la gran mayoría de los Parque Tanzanos está prohibido salir de las rutas y caminos establecidos, por lo que es fácil saber cuándo un grupo de turistas están observando al rinoceronte negro, no hay más que buscar la aglomeración de vehículos parados, y seguro que allí se encuentra alguno de los 26 ejemplares que hay en la actualidad.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Otros animales que habitan el vasto valle son los búfalos, las hienas y los chacales, además de numerosos herbívoros, como el ñu, las gacelas de Thompson, las cebras, los antílopes y los impalas. También abundan las aves, como los buitres y las águilas, además de muchas aves acuáticas alrededor del lago Magadi, que atrae a miles de flamencos debido a sus aguas poco profundas, generando una de las estampas más conocidas de parque con sus fantásticos colores rosáceos.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Dentro de la reserva esta prohibido bajarse de los vehículos, por lo que se han habilitado un par de zonas de Picnic, equipados con unos aseos muy rudimentarios, uno de ellos es Ngoitokitok Picnic Area, este destaca por encontrarse cerca de una pequeña charca o lago donde se puede observar algunos hipopótamos y en los alrededores suele haber algunos monos Babuinos y Green Vervet. Uno de los momentos que más cuidado hay que tener en este lugar es a la hora de comer, pues los milanos están acostumbrados a los humanos y han aprendido a robar la comida directamente de la mano, dando un susto a más de un visitante.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

En el bosque de Lerai suelen encontrarse manadas de elefantes, especialmente a primera hora del día, los de aquí destacan por sus increíbles colmillos, y si se tiene suerte, algún leopardo encaramado a las ramas de un árbol.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

A muchos visitantes les sorprende ver a los Masáis dentro del volcán. Desde hace más de doscientos años, han vivido en este lugar y es habitual verles con sus túnicas rojas pastoreando a sus ganados del parque. Tienen permitido llevarles al interior del cráter para comer y beber agua, aunque no pueden vivir en él. Sí pueden hacerlo en el resto de la reserva, donde a día de hoy se estima que hay unos 45.000 masáis.

Más información en:
http://www.ngorongorocrater.org/welcome.html 
https://en.unesco.org/biosphere/africa/serengeti-ngorongoro  
https://www.tanzaniaparks.go.tz/ 
https://www.tanzaniatourism.go.tz/en 

 

Galeria Fotográfica

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Guepardo, al animal más rápido del cráter

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.

Está aquí: Home Reportajes Viajes El Cráter del Ngorongoro, la naturaleza en estado puro.