Carnaval de Venecia, el más libertino

Carnaval de Venecia, el más libertino

   3690 hits 

Carnaval de Venecia, el más libertinoDurante diez días del mes de febrero, Venecia se convierte en la ciudad más interesante de Europa. Se celebra el Carnaval por excelencia. Tras algo más de dos horas de vuelo desde España se llega al Aeropuerto de Marco Polo, un nombre que evoca aventura y misterio, y que es una denominación ideal, desde luego, para la principal puerta de entrada a Venecia. Es primera hora de la tarde, y a pesar que el día es soleado, hace frío. Nos encontramos en febrero y el invierno, aún en Italia, no perdona.  Pero nos acercamos a Venecia para disfrutar de uno de los eventos más importantes  del año, su Carnaval, y eso calienta el alma y el corazón a cualquier viajero.

El aeropuerto Marco Polo se encuentra a 12 kilómetros de Venecia, y hay varias alternativas para llegar al centro de la ciudad. La más económica es el autobús. También se puede ir en barco y en motoscafi,  o taxi acuático, las posibilidades son múltiples. En nuestro caso, optamos por el autobús. Es quizá el me­nos bucólico de los sistemas de transporte para llegar a Venecia, pero es cómodo y muy rápido, y en algo más de 30 minutos te acerca al piazzale Roma cruzando el puente de la Libertad, que une Venecia con Mestre. Otra forma de acceso es en tren, donde la estación de Santa Lucía une la ciudad con el resto de Italia.

Carnaval de Venecia, el más libertinoEl legado de La serenísima

Venecia fue durante muchos siglos capital de uno de los estados más poderosos del Mediterráneo, aunque hoy solo sea la capital de la región del Veneto y su población se sitúe aproximadamente en 270.000 habitantes (en la parte vieja ni siquiera llegan ni a los 60.000). Eso sí, probablemente sea todavía una de las ciudades más bellas del planeta y desde luego continúa siendo el lugar preferido para los amantes de la historia y el arte; el destino más deseado para los enamorados de Italia, y el más querido para pasar una romántica luna de miel .

Como todo el mundo sabe la principal característica de Venecia es que está levantada en una laguna pantanosa del mar Adriático sobre un conjunto de 120 islotes, muchas de ellos unidos entre sí por 455 puentes, y dividida en 177 canales, o rii como lo denominan los venecianos, entre las desembocaduras de los ríos Po al sur y Piave al norte.

Carnaval de Venecia, el más libertinoNació en torno el siglo V, tras la caída del Imperio Romano, y como refugio para las poblaciones del va­lle del Po durante la época de las invasiones bárbaras, precisamente por sus humedales. Más tarde consiguió convertirse en una poderosa y rica república marítima. También gracias a la habilidad de sus dirigentes (o Dux) y sus embajadores logró formar un importante imperio en el Mediterráneo oriental, hasta que en a finales del siglo XVIII Venecia fue conquistada por Napoleón y engullida, prácticamente,  por la noche de los tiempos.

El compacto archipiélago central de Venecia, rodeado por cientos de islotes de diversos tamaños, queda dividido en dos grandes formaciones insulares separadas por los algo más de los tres kilómetros: es el Gran Canal. La ciudad también se divide en seis sestieri o barrios: Cannaregio, Castello, Dorsoduro, San Marco, San Paolo y Santa Croce que están atravesados por una tupida red de canales y callejuelas, en ocasiones muy estrechas, llamadas con  nombres muy diversos: calli, rughe, salizzade (calles adoquinadas), rii terra (antiguos canales ahora rellenados) y fondamenta (muelles a orillas del canal).

Carnaval de Venecia, el más libertino

Pero la columna vertebral de la ciudad es el llamado “Gran Canal”, una vía de agua de 3.800 metros de longitud, de entre 30 a 70 metros de anchura (según sectores) y 5 metros como máximo de profundidad. En sus orillas se levantan cerca de doscientos palacios de casi todos los estilos artísticos. Para moverse por la ciudad es inevitable cruzar algunos de los puentes que cruzan la red de canales.

Sin lugar a dudas, Rialto es uno de los puentes más conocidos posiblemente de toda Europa. Edificado a finales del siglo XVI fue hasta 1854 la única pasarela que cruzaba el Gran Canal. Hoy, afortunadamente ya son cuatro los puentes que atraviesan la principal arteria de Venecia: el de la Constitución, el de los Des­calzos, y el de la Academia. Por cierto, el primero de los puentes  fue diseñado por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava y comunica el piazzale Roma con la zona de la Estación de trenes Santa Lucía.

Para moverse por Venecia hay una gran variedad de opciones. El principal sistema de transporte son los Vaporeti, barcos que ejercen la función de autobuses, con un gran numero de líneas y paradas, lo que permite desplazarse de forma rápida y cómoda. También es posible alquilar lanchas motoras, subirse a taxi-motoscafi y tomar, claro estás, las clásicas y típicas Góndolas.

Carnaval de Venecia, el más libertinoUno de los grandes atractivos de Venecia es su Carnaval, famoso en todo el mundo por la elegancia de sus disfraces, el glamour de sus fiestas y su antigüedad. Constituye todavía uno de los mayores atractivos de la ciudad. Carna y val significan “adiós a la carne” y como su nombre da a entender repre­sentan un periodo de fiesta desenfrenada, excitante y alegre antes de la llegada de la rigurosa Cuaresma. El Carnaval surgió en Venecia en torno al siglo XI y alcanzó su mayor popularidad en el siglo XVIII, cuando duraba tres meses, desde el día después de Navidad hasta el miércoles de ceniza cuando empezaba la Cuaresma.

Durante ese periodo, los venecianos de todas las clases sociales se disfrazaban con una especie de capa negra, llamada “tabarro”, y con una máscara blanca, “la bauta”, y todo les estaba permitido: las jerarquías sociales no se respetaban y el pueblo llano podía entrometerse con la nobleza e incluso burlarse de las autoridades políticas.

Un antiguo manuscrito de 1470 cuenta que en Venecia había ya un importante desfile de disfraces. El texto cuenta que, como espectros, los disfrazados solían pasear en una procesión casi macabra durante la noche del martes de Carnaval. Era el acto principal de la fiesta, y estaba encabezaba por Arle­quín, rey sublime de la juventud, que con su ropaje apedazado llamaba a los venecianos al desenfreno y la anarquía.

Carnaval de Venecia, el más libertino

Este documento es la primera mención histórica que se tiene este personaje, cuyo mito más tarde se difundió por toda Europa. Sin embargo, literariamente, Arlequín es hijo de la pluma de Flamini Scala quien a inicios del XVII recogió por primera vez sus fechorías.

Desde la Edad Media, los dirigentes de la república de Venecia habían aceptado progresivamente el Carnaval porque, a pesar de su carácter libertino, habían comprobado que con la diversión se liberaban tensiones causadas por la rigidez de las normas de una sociedad casi feudal. Los disfraces y máscaras resultaban perfectos para ocultarse. Y de esta manera se conseguía igualar y disimular las diferentes estamen­tos sociales que participaban en los actos del Carnaval, mezclándose nobles con plebeyos.

Con el paso el tiempo, la riqueza del espectáculo y la belleza de las máscaras fueron aumentando su importancia y protagonismo, mientras que el valor simbólico del evento quedó relegado a un segundo plano. También, de la capa negra inicial se pasó a auténticos disfraces integrales que daban rienda suelta a la imaginación.

Carnaval de Venecia, el más libertino

El disfraz de los siglos XVII y XVIII empezó a ser conocido como Maschera Nobile, especialmente los creados para la nobleza y aristocracia de la ciudad. Así mismo, entre los plebeyos fue habitual disfrazarse imitando los diferentes personajes de la Commedia dell’Arte, un tipo de teatro popular que se oponía al teatro académico de la Corte y ridiculizaban a la sociedad veneciana.

Carnaval de Venecia, el más libertinoEn el siglo XVIII el Carnaval fue declarado fiesta oficial por el Senado de la república de Venecia, exactamente en 1714, y la ciudad se transformó en un auténtico escenario teatral: los bailes, las canciones y el amor libertino eran sus principales protagonistas. Tras Arlequín, el personaje más famoso del Carnaval veneciano pasó a ser Matachino, que con sus toscas polainas, unos ligueros rojos y una gorra barroca con plumas arrojaba huevos llenos de esencias de rosa a las jóvenes damas que encontraba a su paso.

También triunfaban personajes como Zanni -y sus holgados pantalones blanco y verde-y el grotesco Pantaleone, de quien el erudito y maestro de periodistas Nestor Luján escribió que procedía nuestra palabra “pantalón” por la forma peculiar de los calzones de este personaje carnavalesco. Pantaleón es un personaje que ridiculiza especialmente a la nobleza veneciana. No hay que olvidar que San Pantaleón fue durante siglos patrón de Venecia, y por ello cuenta aún con una bella iglesia que no estaría de más visitar durante una visita a Venecia.

Un amplio Programa de actividades

Carnaval de Venecia, el más libertinoSin embargo, tras tanto desenfreno vino algo así como una Cuaresma de la historia, y el Carnaval fue prohibi­do en Venecia cuando el ejército de Napoleón la ocupó en 1797. Paralelamente se inició un lento declive del es­plendor de la ciudad hasta que en 1980 el ayuntamiento de Venecia decidió darle de nuevo oxígeno a este acontecimiento y convertirlo en un nuevo argumentos para visitar la ciudad de los canales en temporada baja, cuando el invierno invade la laguna.

En la actualidad, el Carnaval se desarrolla durante los diez días anteriores al miércoles de ceniza, y se ha consolidado como una festividad de referencia del calendario europeo. Visitantes provenientes de lugares más recónditos del planeta, desde los Estado Unidos a Japón, China o Australia, y por supuesto europeos (especialmente franceses) ocupan la ciudad durante unos día, la cual recupera la magia de antaño.

Carnaval de Venecia, el más libertinoQuizá, uno de los momentos álgidos de las celebraciones sea el llamado “Vuelo del Ángel”, en la Plaza de San Marcos el segundo domingo del Carnaval. Se trata de una tradición que arranca con la leyenda de un joven acróbata turco que logró, con la ayuda de un balancín y una cuerda tensa, ir des­de un barco anclado a orillas de la plaza más importante de Venecia hasta lo más alto del campanario de San Marcos. Al bajar, se dirigió hasta el balcón del Palacio Ducal, donde se encontró con el Dux.

No obstante, si por algún hecho es reconocido el Carnaval de Venecia es por el gran número de fiestas públicas y privadas que los palacios de Venecia acogen (algunas de ellas superan los 400 euros su coste por comensal). También por una gran regata que se celebra ya el primer día sobre el Gran Canal denomi­nada como “Fiesta del Carnaval sobre el agua”, y por los numerosos concursos de disfraces que pueden contemplarse por las calles de la ciudad.

Carnaval de Venecia, el más libertinoSe celebra también “La Fiesta de las Marías” que rememora otra leyenda. En este caso, el rapto de una docena de vírge­nes venecianas que hicieron unos piratas. Finalmente sus familias consiguieron liberarlas y los piratas capturados y asesinados por orden del Dux. En honor a esta victoria, se instituyó dicha festividad en la que se elegían 12 de las más bellas doncellas de Venecia, y eran vestidas con bellos trajes típicos de Venecia.

Durante estas fechas moverse por la ciudad, en algunos momentos, puede llegar a ser agobiante. Hay que tener en cuenta que a Venecia acuden miles de visitantes procedentes de todo el mundo, por lo que la principal recomendación es mucha paciencia. Además, la plaza de San Marcos y las callejuelas de los alrededores es donde se colocan principalmente los personajes más bellamente enmascarados y disfraza­dos, principal foco de atención. Siempre haciendo gala de una extremada educación es fácil acercarse a ellos observarlos, admirarlos y fotografiarlos, desde las primeras horas de luz hasta el anochecer.

Carnaval de Venecia, el más libertinoEste año ya no se celebrará la  Vogata del Silenzio o “Regata del Silencio”. La última noche del Carnaval se celebraba una silenciosa procesión de gón­dolas iluminadas con velas y antorchas, que partian desde el puente de Rialto y navegaban a largo de todo el Gran Canal. Cuando se llegaba a Punta della Dogana se celebraba una despedida simbólica de Carnaval hasta su cita al año siguiente.  Entre las novedades de este año es interesante destacar como por ejemplo los maravillosos espectáculos durante Las Noches en Arsenale.
El programa incluye espectáculos por las noches en los días 7 y 8, y desde el 12 hasta el 17 de Febrero; a partir de la 19.00 tendrá lugar el desfile de los disfraces más bonitos y exhibiciones de la compañía teatral Nu'Art. Después, a las 19.30 y a las 21.00 el espectáculo Il signore del Baccalà escrito por Stefano Karadjov. Después de cada exhibición, fuegos artificiales sobre al agua alumbrarán el Arsenale. La noche continua a las 21.45 en Carnival Factory con los bailes aéreos de la compañia Il Posto.
Concluyen la noche los conciertos de los grupos Vhelade Soul Quartet, Whiskey Facile & Ilenia De Vito, Pitura Stail, Max and the Seventh Sound, Chiara Luppi Rhytm Diwine, The Funky Avenue, The Jukeboxers, Slick Steve & The Gangsters, y Arsenale Carnival Experience con dj-set, música y entratenimiento.

La góndola, emblema de Venecia

Carnaval de Venecia, el más libertinoEmbarcación a remos tradicional de Venecia, fue durante siglos el principal medio de transporte de Venecia. La góndola está propulsada por un remero (conocido como gondolero) y,  contrariamente a la creencia popular, este no maneja una pértiga, debido a que las aguas de Venecia son demasiado profundas para ello.

Una góndola es larga y estrecha, con un contorno asi­métrico para facilitar la propulsión con un solo remo, de madera de haya y con una curvatura longitudinal que reduce al mínimo el área de contacto con el agua. El remo se sostiene con una horquilla que permite ocho maniobras distintas. La tradición dice que la for­ma del peine de hierro de proa alude a los seis barrios en que se divide la ciudad. Una ordenanza del año 1562 dispuso que las góndolas debían estar pintadas de ne­gro, simbolizando el luto, a causa de la peste que azotó Venecia en aquel año.

En la actualidad, su número ronda en torno a las cuatrocien­tas embarcaciones, destinadas principal­mente al turismo. La construcción de la góndola se desarrolló hasta finales del siglo XIX, cuando empezaron a ser sustituidas por los vaporeti

Las máscaras del carnaval de Venecia:

Carnaval de Venecia, el más libertinoEl médico En 1630, año de la más terrible epide­mia de peste que azotó a Venecia, los encargados de asistir a los enfermos, se ponían un largo ropaje negro, con sombrero de médico y guantes era acompañado por una máscara, con ojos de cristal y una larga nariz rellena de materiales perfumados. En aquella época, representaban lo máximo, en materia de prevención. La máscara del médico en “tiempos de peste” se ha impuesto como la favorita desde hace varias décadas, después del renacimiento del Carnaval de Venecia en el siglo XX.

Carnaval de Venecia, el más libertinoEspectro Era una máscara blanca que se usaba con un vestido negro y con tricornio también negro. La forma de la máscara permitía respirar y beber con facilidad, por lo cual no debía ser quitada, para mantener el anonimato.

La bauta tuvo su debut hacia finales del 1600. Adoptada como máscara solo por hombres, pos­teriormente conquistó a las mujeres. La particular forma saliente del rostro permitía modificar el timbre de voz de quien la llevaba. La Bauta no era sólo el rostro sino el disfraz entero.

La morenita Se trata de una máscara feme­nina que servía para cubrir con malicia la parte central del rostro, dejando entrever las mejillas. Fue usada principalmente por mujeres jóvenes. La Morenita era acompañada por un traje pobre que ocultaba la identidad de las damas nobles. La máscara era sujetada por los dientes mordiendo un botón colocado en el interior. Por esta razón, era una máscara muda. Fue inventada en Francia y se difundió rápidamente en Venecia.

Carnaval de Venecia, el más libertinoMáscara dominó El nombre de este antifaz deriva de la expresión latina  Benedicamus Domino(Bendigamos al Señor) usada por los frai­les para saludarse. Se piensa, que fue creado para burlarse del hábito sacro de los prelados.

Máscara de ropaje o cendal El cendal era una tela de seda y/o de lino muy delgada y transparente que era usada por las mujeres venecianas de los estamentos más modestos. Podía ser de color blanco o negro, decorada con puntillas. En el carnaval veneciano se permitía todo y muchas mujeres nobles tenían la costumbre de usar este disfraz. Las crónicas relatan que en 1782 la futura emperatriz María de Rusia, en viaje de bodas con su marido Pablo I se disfrazó con el cendal, dejándose llevar por la alegría del Carnaval.

Polichinela Surgió con gran poder en la Comedia del Arte, es otro personaje astuto. Filósofo, soñador, melancólico, fiel representante de la cultura napolitana. Sin tensiones ni desesperación atraviesa problemas y aventuras y sale de ellas con la misma simpleza con la que se había involucrado. Su estrategia para ganar es adoptar una actitud positiva en la vida.

COMO LLEGAR

Carnaval de Venecia, el más libertinoLo más rápido es en avión. Las compañías aéreas Iberia, Easyjet, Vueling, Alitalia vuelan al aeropuerto Marco Polo de Venecia desde Madrid y Barcelona. En cambio, Ryanair lo hace al segundo aeropuerto de Venecia, en Treviso, desde Barcelona, Girona, Ibiza, Málaga, Sevilla y Valencia.

También es accesible en coche, siempre y cuando se utilicen los diferentes aparcamientos disuasorios. El más práctico y barato es el de Tronchetto, en la piazzale Roma. También se puede aparcar en la vecina localidad de Mestre y desde allí llegar en tren o autobús. Todos los trenes llegan a la estación de Santa Lucía.

Venecia es una ciudad con un gran número de eventos a lo largo del año. A lo largo del mes de febrero tiene lugar el Carnaval de Venecia. También el tercer domingo del mes de Julio se celebra “il Redentore”, una fiesta naval por el Gran Canal. El primer domingo de Septiembre tiene lugar el Festival Internacional de Cine “La Biennale” y también la “Regatta Storica”.

ALOJAMIENTO

Venecia dispone de una gran variedad de hoteles, y cuanto más alejado de la plaza de San Marcos, suelen ser más baratos y más tranquilos. Al viajar a Italia, hay que tener en cuenta que en los precios que nos indiquen el hotel, hay que añadirle la tasa turística que viene a ser de 1 €uro por cada estrella del hotel y entre 1.50 €uro y 2 €uros para otros tipos de acomodaciones (B&B, casas vacacionales etc.), por persona, por noche y hasta un máximo de 5 días consecutivos.

Carnaval de Venecia, el más libertinoBuenas recomendaciones son la Locanda Leon Bianco (www.leonbianco.it ), que se encuentra en la Zona de Cannaregio, barrio poco frecuentada por los turistas. Este hotel cuenta con espaciosas habitaciones que dan a un canal.

En el distrito de Castello destaca por su tranquilidad dentro de lo que es la ciudad de Venecia el Hotel Tiepolo (www.hoteltiepolo.com ) situado en un antiguo palacio del Siglo XV.

Está completamente retaurado y destaca por su elegancia. En el Hotel Bauer (www.bauervenezia.com ) se esconde tras un palacio en el Gran Canal y dos villas transformadas en preciosos hoteles en la Giudecca.

El distrito de San Marcos, es sin lugar a dudas la zona más buscada, y cotizada, para alojarse, El Hotel dell’Opera (www.hoteldelloperavenice.com ) es uno de los alojamientos más céntricos de la ciudad donde destacan sus elegantes habitaciones. El hotel La Commedia (www.comediahotel.com ) es muy clásico y discreto, a dos pasos de la famosa Piazza San Marco.

DONDE COMER

Carnaval de Venecia, el más libertinoVenecia destaca por una gran oferta culinaria y de restauración, desde pizzerías hasta las tradicionales trattorie y bacari donde se puede disfrutar de la gastronomía local (en algunos casos a precios razonables). A destacar Alla Madonna (Calle della Madonna, 594.), mítica trattoria inaugurada en 1954. A dos pasos del puente Rialto destaca Dalla Marisa (Fondamenta San Giobbe,

Cannaregio 652). Sus principales clientes son los gondoleros y aquí se preparan excelentes guisos.

Sin olvidar tampoco Antique Carampe (Rio Terrà de la Carampane, 1911) cerca del Puente de Rialto aunque difícil de encontrar, que cuenta una cocina muy cuidada. Antico Martini (Campo San Fantin, San Marco 1983) situado cerca de La Fenice es uno de los restaurantes más sofisticados de la ciudad, frecuentado por la alta sociedad veneciana. En la plaza San Marcos Caffé Quadri (Piazza San Marco, 120), famoso café conocido por su buen restaurante.

Para ampliar información: www.turismovenezia.it/ www.carnevale.venezia.it/ www.carnevale.venezia.it/event/notti-allarsenale-7-8-e-12-17-febbraio/

Carnaval de Venecia, el más libertino

Está aquí: Home Reportajes Viajes Carnaval de Venecia, el más libertino